[Total:1    Promedio:5/5]

Las Echeveria son plantas suculentas muy populares que crecen en atractivas rosetas con hermosas hojas en una variedad de colores y a veces, flores deslumbrantes. Estas plantas se han hibridizado ampliamente, por lo que, además de las especies principales, hay muchas variedades que se han criado especialmente para obtener hojas y colores bastante interesante.

Hoy, tenemos para ti, la Guía completa sobre Cómo Cuidar y cultivar las plantas suculentas – crasas – Echeveria

Las Echeveria

Echeveria es un género perteneciente a la familia de las Crasas (Crassulaceae). Cuenta con 393 especies que se distribuyen en zonas áridas, semiáridas y templadas del suroeste de Estados Unidos, México, Centroamérica y el norte de Sudamérica.

Cuidado y Cultivo de Echeveria

Como cuidar y cultivar echeveria

Las echeveria son unas planas resistentes, sin embargo si deseas que tus plantas suculentas están sempre en perfectas condiciones, sigue las siguientes pautas y consejos para tenerlas saludables.

Clima

Las Echeveria y otras suculentas no resistentes se ven increíbles en las macetas de patio. Las Echeveria son originarios de México y América Central. No están acostumbrados al frío y moriríann a temperaturas bajo cero. Pero si es el caso de que vivas donde el invierno es un verdadero congelador no significa que no puedas disfrutar de estas coloridas plantas.

Puede mantenerlas sanas durante los meses fríos al moverlos al interior. Luego, una vez que la amenaza de las heladas haya pasado, muévelos gradualmente hacia afuera en la primavera. Hay personas que desean disfrutar de estas coloridas plantas, pero que no quieren plantas de interior, tratan a Echeveria como plantas anuales y simplemente plantan de nuevo cada primavera.

Luz e iluminación

Como están acostumbradas en sus tierras de cultivo nativas, las Echeveria pueden estar a pleno sol. Sin embargo, trata de evitar estas dos cosas: cambios drásticos de la luz del sol y colocarlas a pleno sol durante las tardes de verano, que es cuando el sol está a todo su potnecial para evitar quemaduras.

Los cambios dramáticos en la iluminación pueden estresar a las plantas. Si vas a mover tus plantas afuera en la primavera, debes hacerlo gradualmente. Un par de horas en el sol de la mañana, y luego un poco más, hasta que estén a pleno sol.

El intenso sol de la tarde puede ser, en algunas regiones, demasiado fuerte y las hojas se quemarán con el sol. Las hojas quemadas no sanarán y 7y peuden dejar serias cicratices, dado que las Echeveria mantendrán sus hojas durante mucho tiempo, se verá quemada durante mucho tiempo. Si el daño es severo, será mejor que cortes la cabeza de la planta y la dejes crecer nuevamente desde el tallo.

Durante el invierno, cuando las plantas estén adentro, colócalas cerca de la ventana más brillante de tu casa. Tus plantas se estirarán si no tienen suficiente luz solar. Lo ideal sería poner tus plantas cerca de una ventana orientada al sur. Si eso no es una opción, colócalas cerca de una ventana que obtenga la mayor cantidad de luz.

Riego de las Echeveria

Las Echeveria, en el interior o en el exterior, no le gusta que se la mantenga demasiado mojadas, pero tampoco les gusta que se les deje que sequen demasiado. Por lo general, encontramos que las suculentas les gusta más agua de lo que la mayoría de la gente piensa. En una casa, las temperaturas secas del hogar secan las cosas aún más rápido. No querrás que tu suelo esté completamente seco o esto ocasionará que se marchiten las raíces de la planta.

Cuando riegues las Echeveria, riega el suelo y no la roseta. Vierte sobre el suelo el agua hasta que se drene por la parte inferior. Repite esto un par de veces. Entonces no vuelvas a regar hasta que el suelo se haya secado. No quiere que tu planta permanezca empapada todo el tiempo. Para ayudar a prevenir esto, no permitas que la olla o maceta se asiente en un platillo lleno de agua. El tiempo entre riego depende de las temperaturas y condiciones de la planta.

Los problemas más comunes que se observan en las plantas Echeveria se deben a los malos hábitos de riego. Tanto el exceso como el bajo riego pueden producir síntomas similares. Así que debes de probar, obeservar y evitar el marchitamiento, como la caída de hojas. Tu debes de conocer mejor tus propios hábitos de riego y el de sus plantas. Vigila tus plantas y haz los ajustes necesarios.

Suelo para las echeveria

Al igual que todas las suculentas, las Echeveria necesitan un suelo que se drene rápidamente. Esto ayuda a prevenir que la humedad pudra las raíces. Muchos productores crearán su propia mezcla especial de suelo y perlita. Sin embargo, la tierra de macetas de buena calidad o una mezcla de cactus funcionarán bien. Como regla general, cuando se aprieta un puñado de tierra húmeda, debe deshacerse de nuevo cuando se libera.

A menudo leerás que la tierra “arenosa” es el mejor requisito de suelo para suculentas. Esto simplemente significa que el suelo necesita drenar bien. Si agrega arena real a su suelo, asegúrete de que sea de grano grueso. La arena fina obstruirá las bolsas de aire en el suelo.

Si mantienes tus plantas vivas durante varios años, deberás volver a transpantarlas. Conseguir un nuevo cambio de tierra cada dos años los mantendrá sanas y creciendo bien.

Fertilizante

El fertilizante no es un requisito indispensable para las Echeveria. Las suculentas crecen de forma nativa en el suelo sin muchos nutrientes. Por lo tanto, son especialmente susceptibles a la quema por agregar fertilizantes. Sin embargo, pueden beneficiarse de un impulso adicional pero ocasional. Usa un fertilizante de liberación lenta al comienzo de la primavera, o un fertilizante líquido diluido 2-4 veces más de lo normal y se usa con menos frecuencia de la recomendada. Usa una mezcla baja en nitrógeno o un fertilizante de cactus. Recuerda que es mucho más fácil fertilizar en exceso las suculentas que fertilizar poco.

Contenedores y macetas

Cuando se trata de las Echeveria, tienes una amplia gama de contenedores para elegir. En general, el tamaño más pequeño posible, o algo que sea simplemente más grande que el la roseta es la elección correcta. Las personas a veces se preocupan por sobrepasar el límite. Esto es cuando usas un contenedor grande para una planta pequeña. El problema potencial es que un mayor volumen de suelo puede contener más humedad y conducir el riesgo de pudrición. Sin embargo, el suelo que utilizas con las suculentas debería tener un drenaje excelente de todos modos y las macetas más grandes no deberían plantear ningún problema. Así que encuentra el contenedor que creas que se ve bien, grande o pequeño, y deja que crezca tu Echeveria.

Suscríbete al Boletín de CACTUS100

¡Recibe consejos, tips y noticias sobre el mundo de las Suculentas!

Propagación y transplantación

Como propagar Echeveria

A continuación verás las posibilidades que tienen las echevería para ser propagadas

Métodos de propagación

La producción prolífica de la propagación de las echeveria, da cuenta del nombre común que se les da “gallinas y polluelos” esta es una condición que muchas echeverias comparten con las especies suculentas Sempervivum. La roseta central, o planta “gallina”, produce varios polluelos debajo de sus hojas más viejas. Retirar las nuevas crias de las plantas cultivadas para la propagación revitaliza las gallinas. El arsenal reproductivo de las gallinas y los polluelos también incluye la propagación por medio de esquejes. Otra es por medio de semillas. Las semillas de las especies de gallinas y plantas de pollos se reproducen fielmente, pero sus plántulas tardan entre 18 meses y tres años en madurar. Algo muy lento en comparación con los otros métodos.

Las suculentas echeveria de semilla no heredan de manera confiable las características de sus padres.

Condiciones del suelo para la propagación

El medio para permitir el enraizamiento apropiado es fundamental para el éxito de sus esfuerzos de propagación. Los sustratos ligeros y de drenaje rápido (tierra para macetas suculentas, perlita o piedra pómez) tienen la textura suelta necesaria para un enraizamiento rápido. Plantar los esquejes de hojas directamente en el suelo es una opción solo si se tiene un suelo suelto y bien drenado; ponerlos en contenedores en este tipo de suelos que permiten el enraizamiento maximiza las posibilidades de desarrollar sistemas de raíces saludables.

Propagación por medio de transplantación

Tomar las crias (polluelos) de echeveria de sus gallinas se recomienda que sea a comienzos de la primavera de esta menra les da tiempo para que sus raíces se establezcan antes de la latencia del invierno. Se deben corta los tallos delgados que unen los pollitos a las gallinas con un cuchillo limpio y afilado. Levanta suavemente los polluelos del suelo, teniendo cuidado de mantener sus pequeñas raíces intactas. Colócalos sobre suelo en un recipiente poco profundo; colocarlos tan sólo en contacto con el suelo suele ser suficiente para que se arraiguen. Pónlos a la luz, lejos del sol directo, y manten el medio uniformemente húmedo sólo mientras se desarrollan las raíces.

Propagación por medio de esquejes

Corta las hojas gruesas y sanas de la gallina con un cuchillo limpio y afilado. Acuéstalos en una bandeja, dejándolos en un lugar cálido lejos del sol directo hasta que sus bordes cortados desarrollen callos. Los esquejes desprendidos a menudo se pudren en medio de enraizamiento húmedo. Así que debes mantener la observación. Revísalos a diario; la formación de callos tarda entre un día y dos semanas. Cuando sanan, coloca las hojas en posición vertical en medio de la maceta. Apoyándolos contra los bordes del contenedor o entre dos estacas de jardinería cortadas asegura el contacto con el medio. Y observarás que pequeñas plantas enraizadas emergen de las bases de las hojas marchitas.

Últimas consideraciones

Las nuevas plantas separadas de la gallina echeveria y las hojas enraizadas por medio de esquejes, que son colocadas en en piedra pómez o perlita eventualmente necesitan ser trasplantadas a una mezcla de sustrato para suculentas en macetas o a un suelo de jardín que sea suelto. Los suelos que se utilizan para enraizamiento no pueden suministrar suficientes nutrientes para apoyar su crecimiento. Así que te recomiendo que una vez que veas que has tenido éxito en la propagación, debes transplantar tus plantas crasas echeveria en un nuevo suelo para que crezcan de manera óptima.